lunes, 29 de septiembre de 2008

Wonderful Town.

El director tailandés Aditya Assarat, formado en los Estados Unidos, nos sorprende gratamente con su primer largometraje. En el sur de una Tailandia recientemente arrasada por el tsunami del año 2004, en Takua Pa, una ciudad en ruinas que antes fue destino turístico y ahora vive afincada en su más triste invierno, también hay lugar para la esperanza.
Ton, arquitecto de Bangkok, solo sabe por las noticias de la televisión lo que allí ocurrió con el tsunami; el lado más herido y oscuro de Takua Pa, la juventud para siempre desposeída, no puede perdonar que sea un extraño quién reconstruya allí la esperanza, saben que este nuevo futuro dorado será para siempre el futuro de otros.
Ton huye del ritmo estresante de la ciudad y se aloja en un hotel en donde ya no se detienen más que los clientes habituales. Ton y Na, la dueña del hotel, viven una intensa historia de amor no exenta de reticencias, de secretos no revelados que resultarán fatales. Na, perseguida todavía por las olas del tsunami, sueña con un futuro distinto lleno de vida; su última oportunidad llegó desde fuera y los fantasmas de la desgracia no pueden perdonar esta osadía.
Algo oscuro se esconde siempre tras la belleza en esta historia, así como algo de luz nace del agrio final inesperado. "Quiero pensar que este suceso es el último que provoca el tsunami, es un sacrificio en bien de todo el pueblo que, con el tiempo, logrará sanar las heridas que ha provocado el tsunami" , según palabras del director.
Magistral en la difícil tarea de encontrar y mostrar belleza entre las ruinas, dignidad entre hombres y arquitectura heridos. Los silencios dicen más que las palabras. La excelente fotografía siempre evocadora logra unir lo real y lo mítico.
Magnifica película, cautivadora, poética, sugerente, trágica y hermosa. Estos días tenemos la oportunidad de disfrutarla en versión original subtitulada (V.O.S.) en los cines Babel (c/Vicente Sancho Tello, 10. tel. Taquilla: 96 362 67 95.) situados muy cerca de la parada de metro de Aragón.


No hay comentarios: