domingo, 24 de agosto de 2008

Okonomiyaki (お好み焼き)

Okonomiyaki significa, más o menos, "cocinado a tu gusto" y aunque es uno de los platos más populares de Japón no suele aparecer ni en los libros de cocina japonesa ni en las cartas de los restaurantes japoneses en España. Los lugares donde tiene mayor tradición son Kansai (posible lugar de origen), Hiroshima (donde hay un distrito entero, llamado Okonomimura, dedicado al Okonomiyaki) y Osaka donde hay cientos de restaurantes especializados en este plato. Aunque se le ha llamado "pizza japonesa", "tortilla japonesa", "crep japonesa"...y puede tener alguna lejana similitud con estos platos, creemos que es otra cosa totalmente distinta.

Básicamente, el Okonomiyaki, es una masa realizada con harina, agua, huevo y repollo en juliana que se mezcla con los ingredientes que uno quiera: maíz, cerdo, calamares, gambas, queso, verduras, etc. Una vez cocinado a la plancha se decora con salsa para Okonomiyaki, mayonesa, alga nori picada y katsuobushi. Cada región tiene sus peculiaridades, así por ejemplo, en Hiroshima se añaden fideos Yakisoba sobre los demás ingredientes, cada uno añadido por separado y, por el contrario, la manera de Kansai es mezclar todos los ingredientes a la vez. En los restaurantes suelen dar la posibilidad de realizarse cada uno el Okonomiyaki a su gusto o bien te lo puede hacer el cocinero directamente. Suele verse consumirse mucho en los festivales de verano (matsuri,祭り) o en "chiringuitos playeros" con Takoyaki (bolas de harina a la plancha rellenas de pulpo), Yakisoba (fideos chinos fritos), etc.

OKONOMIYAKI CON GAMBAS Y MAÍZ AL ESTILO DE OSAKA

Ingredientes para 2-3 raciones:
-100gr de harina de trigo para Okonomiyaki (contiene harina, azucar, konbu, katsuobushi, etc)
-1 huevo
-120cc de agua
-200gr aprox de repollo en juliana.

Preparación:
Se corta el repollo en juliana (tiras finas) y se mezcla con la harina, el agua y el huevo en un cuenco grande. Posteriormente, se añaden gambas peladas y maíz. Se calienta un poco de aceite vegetal en una sartén y se pone pone una ración con forma redondeada (tipo torta), se deja hacer unos minutos hasta que se dore la cara inferior, se le dá la vuelta con dos espátulas y se repite la misma operación. Una vez en el plato, decoramos con salsa para Okonomiyaki, mayonesa, alga nori picada (aonori, 青海苔) y katsuobushi (copos de bonito, 鰹節). Rápido, sencillo y delicioso. A comer y a disfrutar del baile del katsuobushi sobre el okonomiyaki caliente.








jueves, 21 de agosto de 2008

Restaurant Canela

Habíamos quedado en una de esas franquicias de infusiones varias, junto a la Plaza de Toros de Valencia. Afuera llovía y comenzaba a anochecer. Era un escenario propicio para continuar el bello juego de conocernos y gustarnos. De repente junto a nosotros, una visión espeluznante heló mi sangre. Un escalofrío recorrió mi cuerpo. En la mesa más cercana, unos guiris de posible procedencia anglosajona se disponían a devorar, a eso de las 20:30h, unas raciones de "paellador", esa paella diseñada sin alma casi exclusivamente para los paladares foráneos y sus bolsillos. Me deprimía pensar que "aquello" era el recuerdo sobre arroces valencianos que sus papilas gustativas se llevarían en el largo y agridulce viaje de regreso a casa. Hablando sobre todo esto, Naoko me comentó que su primera cata arrocera sucedió en muy parecidas condiciones y entonces quedé perplejo, con la vista perdida, meditabundo.
No pueden quedar tan desangelados, tan perdidos en el incierto mar de la hostelería, esta sección nace a raíz de aquel suceso. Trataremos de recomendarles lo mejor, lo más digno de nuestra gastronomía para que así descubran y recuerden para siempre lo mejor, lo más digno de nosotros mismos.




Comenzaremos nuestra ruta por el Restaurant Canela, una moderna arrocería situada en la calle Quart, tras las famosas torres, entrando hacia la obligada visita del histórico Barrio del Carmen. Allí estuvimos hace unos días y pudimos disfrutar de un interesante menú de la casa que consistía en tres muy dignos entrantes a compartir (queso Camembert rebozado con salsa de arándanos, unos creps relleno de revuelto con verduras y para finalizar una ensalada con salmón y piña) y una paella para dos de "arroz negro" que estaba realmente buena, superando con mucho a la mayoría de esas arrocerías instaladas en primera línea de playa. Todo esto lo regamos con un Carlota Suría Brut, cava valenciano que no está mal en cuanto a calidad/precio. El postre un variado de tarta de chocolate, helado de vainilla, nata, etc. Todo muy bueno, sumando los cafés y un par de cervezas, nos salió por algo menos de 50 euros la pareja. Creo que está bastante bien para los tiempos que corren. La carta es amplia y también interesante para los que no quieran comer arroz. A destacar el acertado diseño del local y el trato amable de las camareras, su sonrisa hizo que nos sintiéramos relajados, como en casa, desde el primer momento.
Tras la comida, cruzar el Carmen hacia la Plaza de la Virgen es un paseo embriagador.







Restaurant Canela

Dirección: C/Quart, 49 (Barrio del Carmen, tras las Torres de Quart)

Horario: De martes a domingo, 13:30h-15:30h y 20:30h-23:00h

Teléfono: 963917538

miércoles, 20 de agosto de 2008

Furoshiki


El furoshiki es una tela cuadrada de seda, lana, algodón u otros materiales que se utiliza para envolver objetos como libros, botellas, fruta, regalos, ropa, PC portátiles, etc. Además es posible usarlo como bufanda, bolso (tiembla Louis Vuitton!!!) o simplemente enmarcar y apreciar como la obra de arte que es. Su origen data de la era Nara (710-784), cuando la gente acudía al Ofuro (baño tradicional japonés de agua caliente) colocaba el pañuelo debajo de sus ropas y pertenencias para distinguirlas de las demás, posteriormente los comerciantes comenzaron a utilizarlos para proteger y transportar sus mercancías.

Los japoneses siguen siendo los "number one" en la difícil tarea de conjugar acertadamente la tradición con la modernidad. Hace unos años la ex Ministra de medio ambiente koike Yuriko llegó a impulsar una campaña llamada "MOTTAINAI FUROSHIKI" intentando promover el uso de esta tela. Actualmente podemos encontrar en Japón una corriente de jóvenes artistas que intentan actualizar los diseños con nuevos conceptos.

La versión refinada de nuestro "atillo", la sofisticación de lo campesino, el furoshiki está en este mundo para mostrarnos que hay vida más allá de la plástica y desteñida bolsa del "Mercadona", la mochila del colegio ya tiene un digno sustituto. Si eres "ecofashionvictim" esta puede ser tu mejor apuesta.

Pienso en el cuidado que ponemos al preparar la "mocaorà" de San Donís el Nueve de Octubre en Valencia, donde se usa un pañuelo para envolver los mazapanes que se regalan a la amada, una especie de San Valentín en el Día de la Comunidad Valenciana. Pues bien, imaginad ese mismo cuidado, esa misma delicada atención, presente cada día, puesta en cada cosa que envolvemos con el furoshiki para llevarla junto a nosotros. El respeto por el medio ambiente puede comenzar respetando y mimando nuestro ambiente más inmediato.

Hace unos días fue el cumpleaños de Naoko y decidí regalarle unos furoshiki que pedí a Hidetaka Kakefuda, un artista de Kioto que descubrimos en la Web y nos pareció muy original. De diseños con origen en lo tradicional pero modernos y arriesgados. "Totemo iki", sencillos pero muy elegantes, al más puro estilo de Japón.

Hemos caído en el placer de utilizarlos a diario, esperamos transmitiros nuestra más reciente afición.


Cartel de la campaña del Ministerio de medio ambiente japonés promoviendo el uso del furoshiki.


Enlace a un vídeo de kakefuda demostrando lo que podemos hacer con un furishiki.



http://www.kakefuda.co.jp/



Página de Kakefuda donde podemos ver y solicitar sus obras.

Con furoshiki por la Plaza de la Vírgen de Valencia.


Frente a la Puerta de Los Apóstoles de La Catedral, de estilo Gótico. Al fondo El Miguelete.


Un furoshiki de Hidetaka kakefuda en Valencia.

Bolso realizado con furoshiki frente a un mural del "Guernica" de Picasso.

domingo, 17 de agosto de 2008

Fuegos artificiales

En verano, tanto en Japón como en España, abundan las fiestas populares y uno de los broches de oro en todo buen programa es sin duda una noche de fuegos artificiales, una "nit de foc" que diríamos en Valencia o "Hanabi" que dirían en Japón, cuya sugerente y preciosa traducción literal es "flores de fuego".


Es curioso, hablando con Naoko sobre las diferencias entre los fuegos artificiales de Japón y España, creemos encontrar similitudes entre estilo pirotécnico y el carácter de los hombres.

En Japón el ritmo es más pausado, más lento y sosegado, disfrutan de cada una de las "flores de fuego" independientemente de las demás pero sin olvidar nunca el conjunto, algo muy zen, muy ligado a ese carácter suyo que se entrega al disfrute de la belleza y a apreciar cada cosa por pequeña e insignificante que sea, ya que cada cosa tiene valor y cada esfuerzo, cada trabajo es tan digno y respetable como los demás por muy pequeño que nos pueda parecer. Pensar que hay un dios o un hombre en cada cosa, que insuperable forma de amar y respetar.
Parece que tras la última flor de fuego japonés sobre la bahía va a llegar otra, siempre queda algo en vilo, suspendido. No hay final o el final siempre está presente en cada cosa junto a su principio.

Los fuegos artificiales de Valencia tienen un ritmo más veloz, en ocasiones excesivo, parece que apostamos todo a una carta y que nos va la vida en ello, el final casi siempre es ensordecedor, una tormenta cegadora de bellos colores, fuego y humo, el ruido llega al límite y de repente nada. Silencio y noche. El corazón aturdido de tanta pasión.

Dícen que en Japón cuesta hacer amigos pero que si tienes uno es para toda la vida, en Valencia escuchamos decir con demasiada frecuencia la palabra "amigo" y frecuentemente tras ella no hay nada, es una medalla frágil, devaluada por el uso.

Deberíamos mantener un poco más esa distancia sana y terapéutica entre las personas, ese trato cortés tan oriental e ir contruyendo el puente que nos acerque poco a poco, de forma más pausada y natural. A menudo entramos en el escenario de las relaciones interpersonales como un elefante en una cacharrería, cinco minutos después de las presentaciones ya nos estamos acordando de los difuntos de nuestro "nuevo amigo" mientras le sacamos el hombro del sitio con "amables" golpes.

Algo de fuego de artificio tiene la amistad o algo de amistad, como un abrazo simbólico en la noche, tienen los fuegos artificiales y en cada lugar parece ser acorde al carácter de los hombres.

Estas fotos fueron sacadas el 16/08/08 en las fiestas populares de San Roc 2008 de Paiporta.









viernes, 15 de agosto de 2008

Bienvenidos a yokosovalencia!!!!!!!

Yokoso significa "Bienvenido" en español, este blog nace desde la pasión y la curiosidad hacia Japón y las ganas de redescubrir día a día mi ciudad, Valencia y sus mil caras cambiantes, para mostrársela a Naoko.
Entiendo el amor como la entrega más hermosa, como un punto crucial en la vida adonde llegan dos personas con todo su bagaje a cuestas, sus experiencias, sus vidas, etc. Una encrucijada que nos une para seguir juntos un camino nuevo.
El encuentro cultural en ocasiones resulta difícil pero siempre interesante y enriquecedor.
En yokosovalencia se borra la línea entre esas personas que desde ahora andan unidas, la línea que separa un lugar de otro, una lengua con la otra, ambas culturas, nuestros sabores, nuestras costumbres, nuestros sueños...
Un encuentro desde el corazón entre oriente y occidente.
Así pues, Yokoso! Valencia o Bienvenidos a Japón!!!!, ya no sé.