domingo, 1 de marzo de 2009

Koi (鯉)

Una de las imágenes más recurrentes que acuden a mi cabeza cuando pienso en Japón son las hermosas carpas (Koi, 鯉) que habitan en algunos estanques de sus inigualables jardines. Procedentes de una subespecie de la carpa común, fueron obtenidas a través de su cría selectiva en los lagos de la región montañosa de Niigata. Existen unas 100 variedades y son utilizadas casi exclusivamente con carácter ornamental, aunque existe algún restaurante especializado en servir su sashimi, el cual no resulta muy popular y no logra pasar de lo meramente anecdótico.
Peces longevos, activos y resistentes son símbolo en Japón de fuerza y perseverancia; son especialmente admirados por su esfuerzo al remontar contracorriente ríos y pequeñas cascadas. La tradición china afirmaba que las carpas que lograban nadar río arriba hasta lograr su meta, llegaban a convertirse en dragones de naturaleza divina.
El 5 de mayo se celebra en Japón el día de los niños ("Kodomo no hi", 子供の日), las familias que tienen hijos suelen colocar en la entrada de sus casas una pértiga con unas cometas cilíndricas con forma de carpas (Koinobori) que sirven para desearles suerte y prosperidad en el futuro a los niños; en lo más alto se coloca una banderola de colores (fukinagashi) seguida de una carpa negra que representa al padre, después una carpa roja que representa a la madre, después la de los hijos: azul, verde, etc. En Japón, los días importantes siempre hay presencia de la naturaleza sagrada.
Sentarse junto a un estanque para descansar y disfrutar de las hermosas carpas japonesas (consideradas como auténticas "joyas vivientes"), otro placer recomendado para todo aquel que pretenda realizar un viaje a tierras niponas. Las fotografías son de un estanque situado en el templo de Kibitsu, Okayama.






Día del niño ("Kodomo no hi", 子供の日)