lunes, 14 de diciembre de 2009

Koy Shunka

Hace unos días hemos tenido que hacer un viaje relámpago a Barcelona y, como no, hemos aprovechando para descubrir, de la mano de Junko-san, un lugar especial al que sin duda regresaremos.
En el restaurante Koy Shunka (calle Copons 7, telf: 934 127 939, CP:08002 Barcelona) disfrutamos de una comida de domingo simplemente inolvidable.
Comenzando por el interiorismo del local que nos resultó muy elegante, con cada detalle cuidado al máximo y con una gran barra de madera de cedro rodeando la cocina desde donde pudimos observar cada uno de los movimientos de sus ajetreados cocineros. Fue entrar y arrebatarnos la sensación de estar en un local situado en el mismísimo Japón.
Esta sensación no desapareció ni en el trato de sus empleados, ni en el buen hacer y la maestría de sus cocineros, ni mucho menos en la calidad insuperable de sus productos; y aún diría más: el nivel del Koy Shunka está por encima de la media de los restaurantes de Japón, y hacer esto aquí debe ser muy pero que muy complicado. Esto solo es posible con mucho esfuerzo y mucha pasión. Me quedo con la imagen del dueño y sus empleados comiendo de pie en un rincón de la cocina, al terminar la jornada, hablando apasionadamente, analizando meticulosamente la jornada y quiero pensar que buscando la forma de crecer más y mejor cada día; mientras, nosotros, los últimos clientes, apurábamos satisfechos las copas de ImoShochu (aguardiente de boniato) disfrutando, embelesados, de su asamblea de artistas.
Nos decidimos por un menú degustación (unos 60-65 euros por cabeza, bebidas aparte) que no dejó de sorprendernos en ningún momento y supo mantener un gran nivel desde el primero de sus platos hasta el último. El sabor de Japón en el corazón de la Barcelona más cosmopolita. ¿Para cuando una sucursal en Valencia?
Disculpad que no hayan fotos de los platos, casi se nos olvidó fotografiarlos de puro placer y las pocas fotos que hicimos no hacen honor a la verdad. Al reservar, la mejor opción es pedir en la barra; si se logra conectar con el itamae (cocinero japonés) la velada podría llegar a ser mágica.
Sinceramente recomendado, sencillamente perfecto.



1 comentario:

Ildefonso Rizos PHOTOGRAPHER dijo...

Me encanta tu blog.
Soy japonés de corazón y sentimientos aunque sea español.