viernes, 25 de diciembre de 2009

Feliz Navidad

Hace unos días me quedé sin móvil y por consiguiente sin la agenda telefónica, permanecerá en la oficina del servicio técnico, con suerte, hasta la próxima semana; así que me encuentro inmerso en medio de una situación extraña en estas fechas señaladas: no he podido felicitar a nadie por vía telefónica ni tampoco ver quien se ha acordado de mí en estos días navideños; aquí estoy junto a mis seres más queridos en una rara isla de tranquilidad en medio del luminoso y raudo mar de las telecomunicaciones; de vez en cuando no está mal ver como pasa la vida a un lado del camino. Desde este pequeño descanso dorado, desde esta ínsula extraña, mientras saboreo un café y disfruto del teclado que atraviesa torpemente el silencio, mirando de reojo los regalos de Navidad, y ese regalo mayor de otro invierno abrigándonos juntos, os deseo unas felices fiestas y un próspero año nuevo.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Atún nupcial

En Kanagawa hay una curiosa empresa que ofrece desde hace diez años la posibilidad de sustituir la típica tarta nupcial por un inmenso y sorprendente "atún nupcial". El del vídeo pesa unos 100 kilos y el precio mínimo sería de unos 3.000 yenes por persona, en la boda del vídeo hay unas 50 personas, así que la broma queda por unos 150.000 yenes. Un delicioso atún nupcial de unos 1.200 euros.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Koy Shunka

Hace unos días hemos tenido que hacer un viaje relámpago a Barcelona y, como no, hemos aprovechando para descubrir, de la mano de Junko-san, un lugar especial al que sin duda regresaremos.
En el restaurante Koy Shunka (calle Copons 7, telf: 934 127 939, CP:08002 Barcelona) disfrutamos de una comida de domingo simplemente inolvidable.
Comenzando por el interiorismo del local que nos resultó muy elegante, con cada detalle cuidado al máximo y con una gran barra de madera de cedro rodeando la cocina desde donde pudimos observar cada uno de los movimientos de sus ajetreados cocineros. Fue entrar y arrebatarnos la sensación de estar en un local situado en el mismísimo Japón.
Esta sensación no desapareció ni en el trato de sus empleados, ni en el buen hacer y la maestría de sus cocineros, ni mucho menos en la calidad insuperable de sus productos; y aún diría más: el nivel del Koy Shunka está por encima de la media de los restaurantes de Japón, y hacer esto aquí debe ser muy pero que muy complicado. Esto solo es posible con mucho esfuerzo y mucha pasión. Me quedo con la imagen del dueño y sus empleados comiendo de pie en un rincón de la cocina, al terminar la jornada, hablando apasionadamente, analizando meticulosamente la jornada y quiero pensar que buscando la forma de crecer más y mejor cada día; mientras, nosotros, los últimos clientes, apurábamos satisfechos las copas de ImoShochu (aguardiente de boniato) disfrutando, embelesados, de su asamblea de artistas.
Nos decidimos por un menú degustación (unos 60-65 euros por cabeza, bebidas aparte) que no dejó de sorprendernos en ningún momento y supo mantener un gran nivel desde el primero de sus platos hasta el último. El sabor de Japón en el corazón de la Barcelona más cosmopolita. ¿Para cuando una sucursal en Valencia?
Disculpad que no hayan fotos de los platos, casi se nos olvidó fotografiarlos de puro placer y las pocas fotos que hicimos no hacen honor a la verdad. Al reservar, la mejor opción es pedir en la barra; si se logra conectar con el itamae (cocinero japonés) la velada podría llegar a ser mágica.
Sinceramente recomendado, sencillamente perfecto.



viernes, 4 de diciembre de 2009

Takahashi-shi (高梁市)

En Okayama-ken (岡山県) hay una bonita y tranquila ciudad llamada Takahashi (高梁市), ideal para, si estamos cerca, pasar un día agradable.
Disfrutamos de su templo con un hermoso jardín zen, nos dimos un paseo por su barrio samurai (donde quedan todavía dos o tres construcciones antiguas), callejeamos sin rumbo disfrutando de esta pequeña ciudad que se encuentra junto al río Takahashi (del cual se nutren numerosas fábricas de Sake de Okayama) y finalmente comimos en una pequeña tienda unos fideos Udon deliciosos.
En definitiva, Takahashi es una de esas pequeñas ciudades en donde parece que no hay nada pero es donde reside el verdadero espíritu de Japón y su adictiva belleza.
Últimamente podemos cansarnos de ver películas, documentales, reportajes, etc. sobre un Japón futurista, enfermo y descorazonado. Estamos hartos de tantos tópicos ignorantes y malintencionados, esa imagen de Japón nos desagrada. Ni todo Japón es Tokyo, ni todo Tokyo es Shinjuku, ni todo Shinjuku es...
A nosotros cada día nos atrae más el Japón rural, tradicional, limpio y honesto, ligado a su naturaleza sagrada; ese Japón que conserva una mirada inocente, maravillada y maravillosa ante el mundo, no ha de morir sepultado por toneladas de cemento y luces de neón. Vestigios cada vez más necesarios.