martes, 5 de enero de 2010

Sanma (秋刀魚)

Bueno, pues eso, que seguimos sin teléfono móvil y ya hemos cambiado el año. Hoy, para descansar un poco de los excesos navideños (sobre todo de los excesos cárnicos del tipo: chuletas de cordero, carrillada, embutidos y demás bombas sebáceas); decía que para darle un poco de tregua a nuestro aparato digestivo tan acongojado, últimamente tan maltrecho y desangelado, hemos decidido comer unas sardinas y como por arte de magia, las humildes y deliciosas sardinas, han traído hasta mi memoria el recuerdo de uno de los pescados que más he disfrutado en Japón: Sanma (秋刀魚, literalmente "pez espada otoñal") que en español es llamado paparda del pacífico.
Este pescado azul, barato y siempre fresquísimo, resulta muy sabroso. Su temporada ideal es el otoño y la forma más típica para cocinarlo es asándolo a la parrilla (podría haber comido días y días seguidos este regalo del mar) y si es muy fresco también se utiliza para sushi o sashimi (en Okayama probé unos nigiri de sanma antológicos).
Además、 una de las cosas más interesantes de los pescados azules es lo rápido que se estropean, por lo que los comerciantes se ven obligados a servírnoslos lo más frescos posibles; esta "debilidad" de los pescados azules (sardinas, caballa, jurel, paparda, etc) es para los consumidores casi una garantía de que los vamos a consumir no muy lejos del día de su pesca. No hace mucho, un amigo de Kansai me enseñó un sabio dicho popular que viene a corroborar lo dicho: "El pescado azul tiene los pies rápidos" (青魚は足がはやい)
ya sabéis, si viajáis a Japón no puede quedarse en el tintero esta opción que no os decepcionará. Palabra de gourmet.