viernes, 18 de marzo de 2011

Terremoto en Japón

Escasos días antes del terremoto regresábamos de Japón, ahora, contemplando la tragedia desde aquí nos sentimos aturdidos. Habíamos estado disfrutando de lo hermosa floración del ciruelo que suele adelantarse un poco a la del cerezo. Este año la flor del cerezo simboliza más que nunca lo efímero de la belleza, lo frágil de la vida humana. Estoy seguro de que el pueblo japonés sabrá reponerse tras el dolor y logrará levantarse más fuerte. Volverá a florecer como lo harán el próximo año los ciruelos y los cerezos, como si nunca antes hubiesen sido tan conmovedores, tan llenos de poesía en sus pétalos.

Este ciruelo en flor nos robó el corazón en Okayama, unos días antes de la tragedia

No hay comentarios: