jueves, 24 de noviembre de 2011

Arces incandescentes.

Como cada otoño se teñirán de rojo las hojas de los arces japoneses, en mi primer viaje a Japón pude disfrutar de este fenómeno natural por el cual quedé profundamente impresionado, nunca antes había sentido tal atracción por ninguna manifestación de la naturaleza. Desde aquella experiencia mi forma de mirar el mundo ha cambiado, un gran amor y respeto por lo que me rodea han nacido en mí.¿cómo no voy a querer regresar a Japón cada día de mi vida si un otoño vi el cobre incandescente de los arces de Okayama arder así, majestuosos, ante mí?






No hay comentarios: