jueves, 24 de noviembre de 2011

Arces incandescentes.

Como cada otoño se teñirán de rojo las hojas de los arces japoneses, en mi primer viaje a Japón pude disfrutar de este fenómeno natural por el cual quedé profundamente impresionado, nunca antes había sentido tal atracción por ninguna manifestación de la naturaleza. Desde aquella experiencia mi forma de mirar el mundo ha cambiado, un gran amor y respeto por lo que me rodea han nacido en mí.¿cómo no voy a querer regresar a Japón cada día de mi vida si un otoño vi el cobre incandescente de los arces de Okayama arder así, majestuosos, ante mí?






miércoles, 23 de noviembre de 2011

平常心 (heijoushin)

Hace ya unos años que la sabiduría japonesa me regaló un concepto que ha pasado a ser una máxima en mi vida, un motor, una meta en mi búsqueda de la felicidad. 平常心 (heijoushin), que vendría a significar "calma constante en el corazón", es un concepto muy importante en el mundo de las artes marciales y por supuesto, también, en todo lo que tenga algo que ver con el espíritu más tradicional, caracteristico y definitorio de Japón. Mantener la calma en medio de la tempestad, esa forma sublime de Zen en movimiento, como nos demostró el pueblo nipón tras la catástrofe de Fukushima, es una de las búsquedas constantes en mi vida; se que estoy muy lejos de lograrlo pero este hermoso sueño, como la fabulosa Itaca a la que cantaba el gran poeta Kavafis, me ayuda a caminar con algo más de luz.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Actualizando Yokosovalencia, puesta al día.

Ya se que hace tiempo que no nos asomamos por esta ventana pero ya sabéis, la vida cotidiana, las obligaciones, el trabajo y demás malas hierbas...bueno, durante este tiempo parece que las noticias que llegan desde Japón sobre Fukushima se van reduciendo y por aquí no se deja de hablar de la crisis económica que cada vez es mayor...como la cola del paro y el peso de la incertidumbre. Recién pasadas las elecciones, cambia el color en el mapa, cambia el partido político en el poder y después ya veremos...mucha confianza la verdad es que no hay. Cambiando de tema, se celebró en Valencia el primer Ciclo Cultural Japonés en el que pudimos asistir a talleres de japonés, sushi, máscaras, origami, etc; exposiciones de kimonos, Haikus, poesía Waka, sumi-e, bonsáis, cerámica, etc; exhibiciones de Kyudo, kárate, ken-jutsu, Aikido, etc; matsuri, juegos, bon-odori, etc, etc. Creo que los asistentes disfrutaron y ya están esperando a que llegue el próximo año. Felicidades y un profundo agradecimiento para los organizadores del evento. Ah! Por cierto, ya contamos con una tienda de MUJI en Valencia, creo que con tiendas así, el ciclo cultural japonés y si alguien se decidiese a abrir en Valencia una izakaya decente o una sucursal del Koi Shunka de Barcelona, la nostalgia de Japón seria, sin duda, menor. Pero bien, mientras esperamos un milagro, en medio de un cielo encapotado, parece que vamos viendo formarse un claro en el cielo...todo esto es una forma un tanto caótica de poner al día este cuaderno de bitácora, de llenar el espacio en blanco de un tiempo en el que nada parece pasar y, si afinamos el mirar, todo pasa. Nos seguimos viendo por aquí.