sábado, 22 de septiembre de 2012

Donburi de sardinas al estilo Kabayaki.

Siempre he pensado que la económica, y humilde por abundante, sardina es uno de los pescados mas deliciosos que uno puede llevar a un plato. Si escasease estoy seguro de que alcanzaría precios astronómicos (igual que el mejillón) Si, como dice el laureado cocinero Quique Da Costa, la gamba es el Ferrari del mar, creo que la sardina debería ser considerada el BMW y el mejillón no menos que una majestuosa Harley. El otro día Naoko me regaló un plato riquísimo que se componía básicamente de dos de mis alimentos favoritos, sardinas y arroz: Donburi de sardinas al estilo Kabayaki (me recordó al donburi de anguila que tanto nos gusta) Para acompañar un nabo seco que trajo mi suegra de Japón y que Naoko guisó con zanahoria. Cuando como cocina casera japonesa tengo la placentera y extraña sensación de que mi estomago, y en parte mi espíritu, se sosiegan.

No hay comentarios: